¿What makes you happy?

    Pues rara vez escribo, es más, nunca escribo algo real, pero me encuentro en un momento de mi vida en el que no sé quién soy, qué quiero, a dónde voy. Con decirles que cada día que pasa hay menos personas que significan algo en mi vida.

    Entonces vi un vídeo en YouTube hecho en Singapur (aparentemente el lugar más infeliz) y se les hacía una pregunta muy sencilla a las personas: ¿what makes you happy? al ver que había tanta gente que pasaba de largo recordé lo poco sensatos que somos a veces con nosotros mismos y lo fácil que nos incorporamos a una maquinaria, como simples engranes, sin estar conscientes del por qué y el para qué, simplemente hacemos y ya, vivimos en la rutina creyendo que eso es felicidad porque es lo normal. 

    Este post, es sólo un recordatorio para mí, de lo que me hace feliz y de lo que tengo que ver y hacer más seguido, porque al final la vida son momentos de felicidad, no existe la felicidad como meta final, entonces, ¿por qué no buscar tener más momentos de felicidad?

    Como casi nadie lee mi tumblr, enlistaré las cosas que me hacen feliz, para no olvidarlo e ignorar cuando el mundo diga y juzgue las decisiones que vaya a tomar en mi vida, es solamente mía, no le pertenece a un conjunto de prejuicios sociales.

    - ver las nubes e imaginar monstruos 

    -caminar

    -sacarle la lengua a los niños

    -sonreírle a los desconocidos

    -musicalizar mi vida

    -recordar las cosas lindas que me ha dado la vida

    -escuchar el aire

    -carcajearme

    -usar colores neón, ver colores neón, ser color neón

    -sentirme escuchada

    -ver agua

    -ser una pervertida

    -ver, oler, sentir el mar

    - sentir, ver y escuchar la lluvia

    -empaparme en la lluvia.

    -hablar con los animales

    -pintarles ojos a los objetos

    -preguntarle ¿cómo estás? a los que amo

    - proyectar todas las conversaciones en imágenes

    -mis sobrinos

    -pasar tiempo con mis amigos (los de verdad)

    -las risas y las conversaciones de los niños

    -ver caminar a un niño pañaludo con cabeza de olmeca

    -abrazar a la gente

    -mis padres

    -amar

    -molestarlos con que dios no existe

    -ver programas estúpidos con Fernanda

    -ver south park

    -leer poemas de Jaime Sabines y Mario Benedetti y encontrarles algo hermoso cada vez

    -llorar con la música

    -tomar de la mano a la gente

    -oler a las personas

    -extrañar a mi hermana

    -ayudar a la gente

    -intentar que los de mi al rededor sean felices

    -tomar una cerveza en la playa

    -escuchar lo buena que soy para “algo” 

    -sonreírle a los ancianos

    -molestar a la gente que piensa que el dinero es felicidad

    -querer a la gente (no necesita ser recíproco)

    -sentirme libre

    -aprender de los demás

    -escuchar consejos y desecharlos

    -sudar

    -bailar

    -cantar

    -hacer lo que yo quiero y no lo que los demás quieren de mí

    -besar

    -comer sushi

    -ver películas de terror

    -respirar

    -decidir por mí

    -pintarle dedo al mundo

    -ser yo 

    Suerte, yo estoy en ese proceso de hacer más cosas para tener más ratos felices que de angustia. 

    https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=1ZaIsR9seMo

    • hace 1 año
    Ya me quiero ir de nuevo, yayayaya. 

    Ya me quiero ir de nuevo, yayayaya. 

    • hace 1 año
    • 254584
    Ojalá te arroyé el MB retro. 

    Ojalá te arroyé el MB retro. 

    • hace 1 año
    • 136937
    Chocolate con ojos my love. 

    Chocolate con ojos my love. 

    • hace 1 año
    • 6993

    Lo que le estamos haciendo al mundo en GIF

    • hace 1 año
    • 21217
    been there, done that.  

    been there, done that.  

    • hace 1 año
    • 31309
    Te odio, ojalá te entierren en azúcar. 

    Te odio, ojalá te entierren en azúcar. 

    • hace 1 año
    • 270
    Finalmente, moving on. 

    Finalmente, moving on. 

    • hace 1 año
    • 19
    Te dejé de querer, para ser exactos, mañana. 

    Te dejé de querer, para ser exactos, mañana. 

    • hace 1 año
    • 88

    Carta del SCI Marcos a Eduardo Galeano

    Ejército Zapatista de Liberación Nacional México
    2 de mayo de 1995

    A: Eduardo Galeano.
    Montevideo, Uruguay.

    De: Subcomandante Insurgente Marcos
    Montañas del Sureste Mexicano. Chiapas, México.

    Señor Galeano:

    Le escribo porque… porque me dieron ganas de escribirle. Porque ya pasó el día del niño acá en México y se me ocurre que a usted le puedo platicar lo que acá pasa, en un día del niño, en medio de una guerra sorda. Le escribo porque no tengo ninguna razón para hacerlo y, entonces, puedo así contarle lo que pasa o lo que me viene a la cabeza, sin la preocupación de que no se me vaya a olvidar el motivo de la carta. Porque sí, pues..

    Lo que yo quiero es contarle un cuento para que usted lo cuente:

    Me enseñó el Viejo Antonio que uno es tan grande como el enemigo que escoge para luchar, y que uno es tan pequeño como grande el miedo que se tenga. “Elige un enemigo grande y esto te obligará a crecer para poder enfrentarlo. Achica tu miedo porque, si él crece, tú te harás pequeño”, me dijo el Viejo Antonio una tarde de mayo y lluvia, en esa hora en que reinan el tabaco y la palabra.

    El gobierno le teme al pueblo de México, por eso tiene tantos soldados y policías. Tiene un miedo muy grande. En consecuencia, es muy pequeño. Nosotros le tenemos miedo al olvido, al que hemos ido achicando a fuerza de dolor y sangre. Somos, por tanto, grandes.

    Cuéntelo usted en algún escrito. Ponga que se lo contó el Viejo Antonio. Todos hemos tenido, alguna vez, un Viejo Antonio. Pero si usted no lo tuvo, yo le presto el mío por esta vez.

    Cuente usted que los indígenas de sureste mexicano achican su miedo para hacerse grandes, y escogen enemigos descomunales para obligarse a crecer y ser mejores.

    Esa es la idea, estoy seguro que usted encontrará mejores palabras para contarlo. Escoja usted una noche de lluvia, relámpagos y viento. Verá cómo el cuento sale así nomás, como un dibujito que se pone a bailar y a dar calor a los corazones que para eso son los bailes y los corazones.

    Vale. Salud y un muñequito sonriente, como ésos con los que firma.

    Desde las montañas del Sureste Mexicano.

    Subcomandante Insurgente Marcos


    P.D. de advertencia policiaca. Es mi deber informarle que soy, para el supremo gobierno de México, un delincuente. Por lo tanto mi correspondencia puede ser implicatoria.
    Le ruego que se grabe usted el contenido de la presente, es decir, la encomienda que suplica, y destrúyala inmediatamente. Si el papel fuera de chicle, le recomendaría que lo comiera y, masticando, se pusiera a hacer esas bombitas de chicle que tanto escandalizan a las buenas conciencias, y que demuestran la falta de urbanidad y educación de quien las hace.
    Aunque hay algunos que las hacen con la esperanza de que una de las bombitas sea lo suficientemente grande como para llevarlo a uno de esa ruta luminosa que, allá arriba, se alarga… como se alargan el dolor y la esperanza sobre el cielo de nuestra América.

    P.D. improbable. Salude usted de mi parte, si lo ve, al tal Benedetti. Dígale usted, por favor, que sus letras, puestas por mi boca en el oído de una mujer, arrancaron alguna vez un suspiro como esos que echan a andar a la humanidad entera.

    • hace 1 año